Archive | mayo 2012

Hoy respiro!!!!

Image 

 

Sigo esperando y nunca llega el momento

Abrazo la ira y mi cuerpo se eriza nervioso

Unas veces sin voz, otras sin alma,

Nunca dije que mi corazón fuera mío y

Siempre ofrecí mas de lo que dio ella,

Pero su torrente sexual me deshizo de un plumazo

Abatiéndome en un pozo negro sin chispa

Recordándome que las utopías desesperan y matan

Haciendo que el tiempo se enfríe y duela

Sin poder esconderme, sin poder huir de mi karma

Sin saber como sentirla ni como amarla

Y hoy abrazo mis pecados aunque estos queden impunes

Desterrado, absorto, quieto, filántropo, odiado, demonio,

Vivo, salado, ingenioso…hoy respiro, estos son mis versos.

Halloween!!

Enfrente de mi espejo pronuncio las palabras mágicas: Hoy es tu noche y nada se te puede resistir. Mi euforia es desmedida y llevo mucho tiempo preparando este momento. Me he comprado un disfraz de vampiro en un almacén chino y lo he complementado con unos falsos colmillos, un colgante con un pedrusco color violeta, cápsulas de pintura roja sanguinolentas y me he pintado la raya del ojo. Parezco un príncipe gótico del siglo XIX, pero con toda la frescura de un personaje de True Blood. En el ascensor mi vecina del sexto me pregunta donde voy a ir esta noche, diciéndome que ella y sus amigas van a una fiesta en un garito pijo del centro y que estoy invitado, rehuso la invitación y le digo que tengo otros planes, ella arquea la ceja y arruga su frente con una expresión entre temor y extrañeza. Es como si mi voz le asustara.

Subo al coche en dirección al cercanías y comienza a sonar una vieja canción de Janis Joplin. Empiezo a hacer un esquema mental de lo que debería ser la noche. Llegaría a casa de mi amigo, beberíamos durante un par de horas, nos relacionaríamos con la gente que no conocemos, gastaríamos bromas, haríamos fotos y veríamos fragmentos de “El proyecto de la bruja de Blair”. Luego cogeríamos un taxi para ir a una fiesta de disfraces donde iríamos de caza en el sentido figurado de la palabra.

Dentro del cercanías disfruto de la pasarela gótica que forman los hombres lobos, brujas, vampiros y demás personajes de terror que entran en cada estación. Estoy de pie, casi todas las chicas del vagón se giran al verme con una mirada ardiente, mientras que ellos me observan con terror y odio, todavía no alcanzo a comprender porque lo hacen. Mi disfraz está logrado pero no pensé que levantara tanta expectación. Salgo del vagón, me sentía ahogado era como si hubiera perdido energía. Energía que recuperé cuando salí a la calle y vi la luna en el cielo. Brillaba como nunca y me motivaba para hacer algo grande esta noche. Pulso el portero de mi amigo. Me abre y me pregunta si he traído Absolut Vodka, mi respuesta es afirmativa. Ya estoy dentro de su casa y solo estamos el y yo. Su disfraz está muy conseguiddo es una mezcla entre Leatherface y un carnicero sangriento.

Empieza a venir la gente, se nota el cuidado hasta el último detalle de los distintos disfraces. El alcohol empieza a fluir, yo no bebo nada, hoy no me apetece. Creo que es la primera vez en mi vida que no me apetece y curiosamente apenas pienso en ello. Suena el timbre y sigue llegando mas gente del universo Burton: esta vez son Catwoman y la novia cadáver. Mi amigo me las presenta y yo entro en éxtasis contemplando los ojos de la novia cadáver y su iris escarlata. No hablo con ella en la fiesta pero estoy pendiente de todos sus movimientos, creo que mi amigo se ha dado cuenta y me pregunta por fin si me gusta. Yo le digo que si, que ella es espectacular. El responde que me olvide de ella, que tiene novio y todas esas cosas. En vez de venirme abajo, eso supone un estímulo mas, nunca me doy por vencido tan pronto. La fiesta se termina y vamos en taxi hasta un garito en el que hay una fiesta de disfraces en Avenida de Brasil. Después de aguantar una insuperable cola entramos y empezamos a pedir bebida. Camarero- ¿Que quieres?- Yo-quiero algo que sea de color rojo como sangre y que no tenga alcohol-.

Es extraño pero el camarero no dice nada y me pone la bebida mirándome directamente a los ojos como si quisiera decirme algo. Empiezo a beber. ¿Que es esto? Sabe muy raro y es un poco denso, pero me gusta. Ya estoy en estado, empiezo a hablar y a bailar y de nuevo toda la gente me observa como ocurrió en el cercanías, tengo una energía brutal y de repente la veo a ella. La novia cadáver está al lado del servicio guardando su móvil en el bolso. Supongo que habría hablado con su novio. Me acerco rápidamente a ella y eso que estoy al otro lado de la pista, consigo sortear a todo el mundo con una velocidad endiablada, menos a un hombre lobo con el que choco de lado. Durante una milésima de segundo nuestras miradas se cruzan, pero el la aparta rápidamente con un gesto felino. Llego a ella, estoy sudando. Le digo al oído que entre conmigo al servicio. Ella me obedece. Está como hipnotizada. Entramos en el servicio de chicas y ella tranca la puerta, aún así su mirada es temerosa como si supiera lo que iba a pasar. Empieza a respirar profundamente y cierra sus ojos. La beso durante 2 largos segundos. Después introduzco mis dedos en su boca, ella los chupa con anhelo. Me lanzo a su cuello directamente y lo muerdo con una violencia desmedida, mis dedos impiden que ella pueda gritar. Su cabeza está apoyada contra los azulejos de la pared, mientras yo saco la bestia que llevo dentro, es la primera vez que hago esto y disfruto como si fuera la última. Noto que ella se está quedando sin fuerzas pero no quiero matar algo tan bello, sería injusto,  así que la dejo ahí, con su vestido lleno de sangre, haciendo honor a su nombre. Todavía tiene fuerzas para decirme una palabra.

-Porqué- Mi respuesta: -Me has conocido en un momento extraño de mi vida-. Creo que lo oí en una película, no recuerdo cual. Seguramente no se me ocurrió nada mejor que decir, estaba confuso. De su boca brota sangre, sangre fresca que llena mi vaso. Salgo del servicio y la discoteca está a oscuras porque empieza a sonar el Billy Jean de Michael, estoy lleno de sangre pero no importa porque es Halloween. En ese momento empiezo a bailar y soy el rey de la fiesta…Hoy nadie me puede parar.

 

 

 

 

EVOLUTION

Siento la candidez en mi rostro

La duda que corroe  mis entrañas

dura segundos, y solo enturbia

 un tierno porvenir que siempre agoniza.

Sigo riéndome del pasado,

apostando todo a una victoria segura

Solo el sol y la luna me superan,

Aunque la luna esté hueca por dentro,

Por eso Quizá sea el momento de inventar nuevas sensaciones

Las viejas son obsoletas e invencibles,

Y es que son ya muchos milenios jugando a ser Dios

Y la marabunta calla aterrorizada cuando me ve

Que soy? Soy todo… Soy la evolución

Lisérgico

Mi viaje a lo desconocido comenzó cuando malgasté mi vida por las vivas calles de aquella ciudad fría e inerte, un mundo sin fondo que paraliza cuando se tiene enfrente, que aumenta de tamaño y borra las esperanzas de los que viven en él y solo cambia de color cuando nos despojamos de sus mentiras. Salgo de casa con los sentidos agudizados, bajo las escaleras en forma de caracol con celeridad debido a la hiperexcitación de mi recto anterior. Salto 6 escalones y miro las luces de neón que hay tras el cristal, cierro mis ojos y salgo a la calle sin sentir nada. Mi cuerpo es fino, ligero como una pluma y ágil como un felino. Creo que podría volar, pero me limito a escuchar las conversaciones de los viandantes y como estas se entrecruzan por la atmósfera a toda velocidad. Finalmente desembocan en mi oído interno, produciendo un calor vibrante que relaja mi cuello.

Camino sin dirección predeterminada observando a la gente como ríe y discute, como mira con pasión y como finge ser lo que no es. Cruzo una mirada de pasión con una ambigua dama, su candidez inicial, se transforma en soberbia y sus ojos atraviesan mi alma. Siento un pinchazo en el cerebro y melodías metálicas martillean mi cerebro. Paro dos segundos y el dolor mental pasa enseguida. Miro hacia atrás pero ha desaparecido entre la marabunta humana. Decido continuar mi camino mientras un sudor frío recorre mis entrañas, cubriéndolas como rocío posándose sobre la hierba. Indescriptible las imágenes oníricas que no cesan en mi cerebro, realidad o ficción, es sublime, noto un aire limpio bajo mis orificios nasales, como oxígeno de alta montaña que me hace respirar mas fuerte. Luces de varios colores se fusionan con el humo de las calles formando figuras armónicas y brillantes. Colores rojizos, naranjas y azules predominan, también amarillos y verde turquesa. Abro la boca maravillado observando las figuras y como el tiempo y la vida se detiene ante mí, solo la música de un bar contiguo parece dotar de movimiento las calles, mientras la gente apaga las luces que hay encima de sus cabezas y por ende sus almas. Respiro profundo, mis movimientos se ralentizan, las imágenes se entrecortan en mi pantalla mental, mientras mi organismo se activa en progresión geométrica, como queriendo despertar de un sueño turbio. Desnudo y con mirada horizontal entro en la discoteca, las afiladas melodías cortan mi pulso, lo aceleran y lo desbocan, otra vez la gente está parada, noto como golpean mi mandíbula al pasar a mi lado. Saboreo mi propia sangre y busco con la mirada al culpable, ahí está parado como los demás, me ha golpeado y ni siquiera se ha movido, es extraño, pero a veces pasa que el tiempo transcurre mas rápido para algunas personas. La música empieza a estirar mi piel, y un calor recorre mi espina dorsal y se extiende hacia mis manos. Los repetidores de luces iluminan mis ojos, comienzo a mover mi cuerpo con furia y las gotas de sudor salen disparadas de mi cuero cabelludo mojando a los que están alrededor. La música es agresiva e intermitente, penetra todos los poros de mi piel y me fusiono con ella, es una sensación líquida y oscura. Empiezo a moverme cada vez mas violentamente, mientras todos me observan retadores, mirándome a los ojos en posición estática, perfectamente colocados, siguiendo un orden siniestro. Acepto el desafío y sigo balanceando mi cuerpo, con movimientos cada vez más elásticos, como si no tuviera huesos en mi cuerpo, alcanzo mi máximo apogeo y veo como un ejército de zombies viene a mí, a controlarme, a despedazarme, cierro los ojos y en la inmensidad de mi consciencia encuentro el camino, no tengo miedo pero desaparezco, mi viaje a ïtaca comienza, soy epicúreo, soy etéreo, soy puro…

Hello world!

Welcome to WordPress.com! This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

Happy blogging!